En mi larga carrera como músico profesional, he dado ya mil veces la vuelta a mi mundo y actuado por todos los rincones de mi casa. [In my long career as a professional musician, I have traveled a thousand times around my world and played in every corner of my house].

lunes, 10 de noviembre de 2008

Welcome Obama



Durante los días previos al 4 de noviembre me dio por fotografiar algunas noticias sobre Barack Obama aparecidas en los diferentes periódicos que pulularon por mi casa. De pronto me pareció que, a vista de pájaro, determinadas imágenes dialogaban entre sí, que se complementaban como las piezas de un rompecabezas. La estatua de Colón expulsando a Bush y señalando a Obama; Obama sonriendo a Hamilton o tendiéndose la mano a sí mismo... Esto es: la actualidad reinterpretándose a sí misma y revelando otras realidades...




































El día 3, lunes, cuando la victoria de Obama estaba prácticamente cantada, monté con algunas de estas fotos, en plan divertimento y un poco al tuntún, un audiovisual bastante rudimentario que titulé Welcome Obama y describí como "reflexión política expresada audiovisualmente a través de las propias noticias e imágenes de prensa que la suscitaron".

La música es una reliquia que reencontré hace unos días por casualidad y que, dados los circunstanciales orígenes del candidato demócrata, que tanto han dado y darán que hablar, me vino al pelo para ilustrar musicalmente las imágenes; se trata de una improvisación grabada, si no recuerdo mal, en 2003 (aunque bien pudo ser uno o dos años antes) con una kalimba africana cochambrosa, durante el descanso de la grabación de una maqueta con Pedro Hita, un cantautor de quien no he vuelto a saber nada desde entonces.

Precisamente hace un rato le confesaba a un amigo que, nada más enterarme del triunfo de Obama, mis primeros pensamientos fueron para Louis Armstrong, Duke Ellington, Charles Mingus, Eric Dolphy, Billie Holiday, Ella Fitzgerald... ¿Qué sentirían si vivieran todavía...?

¡Welcome Obama! ¡Y salud!

5 comentarios:

solojazz dijo...

Creo que Satchmo (que alguna vez fue conocido como el músico oficial de la Casa Blanca) le recomendaría un saxofonista a Obama, y este por razones de cambio, pensaria en uno que no fuera de su raza, y por razones humanitarias (parece buena persona), para evitar un probable suicidio, nombraría a Alan Greenspan, quien como banquero fue buen músico. Aunque no lo mencionas, Dave Brubeck que con su grupo amenizó la ceremonia de cierre del famoso summit Reagan- Gorvachov en Moscú, pensará en ofrecerle su todavía maravilloso talento, para una probable reunión con Castro, Chavez y Lula en la Habana.

Un abrazo

Félix dijo...

Despertarse con un arco iris a la vista te debe levantar el ánimo para todo el día, aunque este tipo de fenómenos se difumina en seguida.

Lo de Obama puede ser igual. Todos nos alegramos de que Bush y su partido hayan desaparecido de la Casa Blanca, claro, pero los americanos son los americanos y en América el socialismo está prohibido. Los demócratas, por muy progresista que sea Obama, que lo es, no hay que olvidar que están muchos kilómetros a la derecha de Rajoy. Allí el progresismo es siempre relativo. De entrada, ya ha dicho que va a poner más soldados en Afganistán...

Sea como sea (el tiempo lo dirá) creo que lo mejor que ha pasado es que haya llegado un hombre negro a la Casa Blanca. No es sólo un hito. Es un símbolo de que una madurez inédita puede comenzar a contagiar a la sociedad 'moderna'.

Lo dicho, el tiempo...

ESTHER dijo...

Lo mejor que podría pasar sería que llegara una mujer a la Casa Blanca. Negra, blanca o china pero MUJER. Mientras no sea así no cambiaran mucho las cosas. Mientras no haya más mujeres en cargos importantes no cambiaran mucho las cosas. Mientras en muchísimos países las mujeres no sean consideradas ciudadanas independientes y estén bajo la custodia de hombres, las cosas no cambiaran. Porque la esclavitud sigue existiendo, y son mujeres. Mientras esto no cambie, el mundo no cambiara. Seguro que Billie, Ella, Sarah estarían de acuerdo conmigo. No se trata de que un negro llegue a la casa blanca si no de acabar definitivamente con las desigualdades. Y la mayor injusticia y desigualdad de este mundo es que las mujeres no tengan igualdad de derechos, de oportunidades, que sigan siendo esclavas de los hombres, que sigan ganando menos en países avanzados... Yo me alegraré de verdad el día en que en el mundo haya igualdad entre hombres y mujeres. El día en que sea la mujer de Obama la que llegue a presidenta.

Un abrazo, buena música amigo.

Sebastián dijo...

Te entiendo, Esther, comparto tus deseos y estoy de acuerdo en lo esencial contigo. Pero primero está el ser humano, la persona, independientemente de su sexo. La virtud no tiene sexo. Los votos no tienen sexo. Obama ha sido elegido porque han votado por él hombres y mujeres. Imagina por un momento que hubiese sido Sarah Palin la elegida. A mí no me importaría que llegara un día en que todos los países, todos los bancos, todas las empresas, estuviesen gobernados o presididos por mujeres. Pero, por favor, que sean buena gente. Lo que odio es la arrogancia, la desconsideración, la falsedad, los abusos de poder, la falta de respeto y todo eso que está a la orden del día. Hay muchas malas personas en la política, Esther, y algunas son mujeres.

Un abrazo, amiga.

* * *

En efecto, Félix, el arco iris se difumina enseguida; tal vez sea eso una de las cosas buenas que tiene. Es como un chute inmenso, un colocón de buen rollo. Si estuviera siempre ahí, no nos colocaría. De este modo se queda en el espíritu y en la retina del recuerdo.

Respecto a Obama, también soy escéptico y siento, de antemano, mil recelos. Creo que se ve en las fotos. Sólo queda, efectivamente, esperar para saber en qué devendrán tantas grandes promesas, tantas bellas palabras.

Salud, compañero.

* * *

Hola, Armando. Te he dejado para el último. Cuando he leído tu comentario he recordado precisamente los últimas entradas de Félix sobre Sachtmo, en las que explica muy bien qué significaba el jazz en aquellos tiempos y cómo estaban considerados entre los blancos los músicos negros. Qué duda cabe que los tiempos han cambiado. Ojalá le aguarden a Obama muchas reuniones dentro y fuera de la casa Blanca y todas ellas amenizadas por buenos músicos.

Un abrazo sin límites.

Anónimo dijo...

Norteamerica es como es y es muy difícil que cambie de la noche al día. Pero al igual que la caída de las Torres Gemelas supuso un antes y un después en su historia, lo va a ser la elección de Obama para la Presidencia. ¿Visteis la cara del reverendo Jackson, perdido entre la multitud? Su expresión lo decía todo. Han sido 40 años de lucha por lograr que los negros norteamericanos fueran considerados en ese pais personas y ciudadanos. Y el triunfo de Obama viene a ser un poco ese logro. Claro que el capital dirá, como siempre, qué es lo que debe o no hacer Obama. Pero para la historia de EE.UU. su triunfo marca un punto y aparte, seguro que lo comprobaremos. Un abrazo y este comentario lo hago a pesar de que me había prometido OLVIDARME POR COMPLETO DE LA POLÍTICA, tras mi prejubilación. Pero es muy difícil, ¿no?. Andrés G.

Jason Moran: Artist in Residence

Jason Moran: Artist in Residence

Jason Moran: Same Mother

Jason Moran: Same Mother