En mi larga carrera como músico profesional, he dado ya mil veces la vuelta a mi mundo y actuado por todos los rincones de mi casa. [In my long career as a professional musician, I have traveled a thousand times around my world and played in every corner of my house].

lunes, 16 de febrero de 2009

Una noche memorable...


Foto © 2009 Ángel Fernández Saura

Y Juan Pablo Muñoz Zielinski vino. El pasado jueves, en La Muralla, el anunciado Monda Trío se convirtió gracias a él en cuarteto; y en más de una ocasión, con las voces de Verónica Tejero y Mar Cánovas, en espontáneo quinteto. En verdad, una formación sumamente original. Y un concierto magnífico. Fue la opinión unánime. Hubo llama, magia, dinámica, complicidad. La música quedará tan sólo en nuestros corazones, pero por suerte estaban allí los fotógrafos Ángel Fernández Saura y Goio Villanueva para dejar constancia gráfica y artística de una reunión de amigos verdaderamente memorable. ¡Esperemos que pronto se repita!


Foto © 2009 Goio Villanueva


Miguel Ángel Monda y Verónica Tejero (Foto © 2009 Ángel Fernández Saura)


Miguel Ángel Monda (Foto © 2009 Ángel Fernández Saura)


Andrés Santos (Foto © 2009 Goio Villanueva)


Juan Pablo M. Zielinski (Foto © 2009 Goio Villanueva)

7 comentarios:

Troglo Jones dijo...

Eh, dan ganas de estar allí, con una copita, je, je. Felicidades por ese concierto, que aquí sólo imaginamos.

Salud.

ESTHER dijo...

Sebastián, de todos el que más mola tu. Seguro! Menudo grupo habéis formado más compacto! Deberíais tocar en La Muralla más a menudo. Por cierto, qué club tan curioso, me recuerda algunos clubs de jazz de París, tipo antiguas bodegas. Me imagino tomándome un buen vino Cabernet Sauvignon mientras el Monda Cuarteto me embriaga poco a poco. ¿Qué temas tocasteis? ¿Algún estandar? ¿Es jazz puro?

Sebastián me hubiera gustado mucho estar allí y disfrutar de vuestro conciertazo.

¡Salud y un fuerte abrazo!

Sebastián dijo...

Gracias, Sr. Troglo. Llegará -seguro- el día en que le veamos a Vd. por aquí con una copa en la mano y una sonrisa en la copa. ¡En mi imaginación ya ha sucedido!

* * *

Lo mismo te digo, cara amiga. La Muralla te gustaría. El arquitecto diseñó el local aprovechando al máximo los restos de la muralla árabe que "pasaba por allí" en el siglo XI. Fíjate: se trata de un sótano bastante profundo, pero en realidad cuando tocamos lo hacemos en la parte más alta de la 'Mursiya' de aquella época, justo al nivel de las ventanas saeteras de la muralla. Como una imagen vale más que mil palabras, un día le haré un reportaje fotográfico al local y lo colgaré aquí.

Respecto al repertorio del concierto, fue muy variado. Muchos estándares, sí (Don't Get Around, I Can Get Started, Song or My Father, Wave, A Night In Tunisia), pero que con esa formación sonaron deliciosos. Andrés Santos estuvo magistral y Juan Pablo y él se entendieron y empastaron como los ángeles. Baladas como Misty o Angel Eyes (esta última cantada por Verónica) alcanzaron también considerable altura; y tampoco faltaron temas de Andrés (excelente compositor; su tema Nuevos Aires te encantaría), del propio Monda (Wagon Blues, donde yo toco la armónica) y joyas como Swing à Caubin o Rap Jazz Notes, de Michel Dalle Ave.

Todo esto debí decirlo ayer cuando colgué el post, pero es que no tuve tiempo. La verdad es que últimamente tengo tantas cosas que hacer que voy un poco a contratiempo.

Un abrazo muy fuerte.

José Manuel dijo...

Un placer, ¡por fin!, poder escucharos. Enhorabuena.

Sebastián dijo...

Gracias, José Manuel. El placer es compartir la música con músicos y amigos como tú, cuya "escucha" es crucial. Brindo por un pronto segundo encuentro.

Anónimo dijo...

M apreciado amigo Sebas:
De siempre me ha molestado el que la gente que acude a un concierto se muestre irrespetuosa y eso es lo que ocurrió con la que estaba más pegada en la zona de la barra del local y, qué mala suerte tuve- en la que yo me ubicaba por no tener otra más cercana. Por lo demás, el concierto fue un dulce y delicioso disfrute de los sentidos. En general -ya no hablo de Juan Pablo, que siempre engrandece todo aquello en lo que participa-, el trío ha mejorado mucho desde el concierto del Museo y mantengo que mi tocayo Andrés tiene mucho gusto para interpretar con el clarinete. Ya sabes que no me quedé hasta el final pero de haberlo hecho, seguro que me habría puesto en tu batería y me hubiese marcado un tema. De sobra me conoces y sabes que te lo habría pedido. Enhorabuena a los cuatro. Andrés.

Sebastián dijo...

Gracias, Andrés. Tal vez de aquí nazca un nuevo proyecto. Todos estamos muy ilusionados.

Llamar batería a mi cacharrería es mucho decir, pero ya sabes que es toda tuya. No caímos en la cuenta, pero la próxima vez procuraremos reservarte dos asientos en la primera fila. Para animarte a tocar es muy importante estar lo más cerca posible.

Un abrazo

Jason Moran: Artist in Residence

Jason Moran: Artist in Residence

Jason Moran: Same Mother

Jason Moran: Same Mother