En mi larga carrera como músico profesional, he dado ya mil veces la vuelta a mi mundo y actuado por todos los rincones de mi casa. [In my long career as a professional musician, I have traveled a thousand times around my world and played in every corner of my house].

domingo, 29 de noviembre de 2009

Charles Mingus Presents Charles Mingus



Si hay un músico al que vuelvo una y otra vez como si fuera siempre la primera, ese músico es Charles Mingus. Y cuando digo Mingus, digo Dannie Richmond; digo Eric Dolphy, Clifford Jordan, Shafi Hadi, Ted Curson, Jimmy Knepper, Jacki Byard y tantos otros..., grandes músicos que junto a Mingus dieron lo mejor de sí y junto a los que Mingus pudo dar rienda suelta a sus composiciones.

Durante los últimos treinta años de mi vida, su música siempre me ha acompañado; y si hay algo de lo que estoy plenamente convencido es que, sin ella, mi vida no habría sido la misma. Son muchos los discos de este verdadero rey del jazz a los que regreso con renovada frecuencia, y hoy le ha llegado el turno a una de las principales joyas de su corona: Charles Mingus Presents Charles Mingus, grabado para el sello independiente Candid en los Nola Penthouse Sound Studios de Nueva York el 20 de octubre de 1960; esto es, que en el momento de redactar estas líneas hace de ello exactamente cuarenta y nueve años, un mes y nueve días.

Un álbum magistral, arriesgado, arrogante, reivindicativo, con una formación insólita en la carrera del contrabajista y sumamente vanguardista para la época: Charles Mingus, contrabajo y voz; Ted Curson, trompeta; Eric Dolphy, saxo alto y clarinete bajo; y Dannie Richmond, batería y voz.

He escogido el tema que, en gran medida, dio lugar a este álbum excepcional: "Fables Of Faubus", cuya letra había sido censurada por Columbia unos meses antes para la grabación de otro álbum mítico: Mingus Ah Hum. La canción, una de las obras más explícitamente políticas de Mingus, fue escrita como protesta contra el gobernador de Arkansas, Orval E. Faubus, quien en 1957 envió a la Guardia Nacional a la Little Rock Central High School para impedir la integración de nueve adolescentes afroamericanos. En aquella ocasión, la ausencia de las voces fue compensada por los saxos de John Handy, Booker Ervin y Shafi Hadi, el trombón de Jimmy Knepper y el apoyo armónico de Horace Parlan.

Pero la cosa, claro, no podía quedar ahí, y Mingus se desquitó poco después grabando esta versión totalmente revolucionaria; aunque la sombra de Columbia era alargada y la canción no pudo reeditarse con el título primitivo, de modo que decidió llamarla "Original Faubus Fables".

En todo caso, con o sin letra, esta fue una de las composiciones que Mingus retomó más a menudo a lo largo de su carrera, tanto en estudio como en concierto. Hay otra versión fantástica, de casi media hora de duración, que no me canso de escuchar y que me ha sido imposible subir a Goear: la que aparece en el histórico concierto The Great Concert Of Charles Mingus, grabado en vivo el 19 de abril de 1964 en el Teatro de los Campos Elíseos de París; pero, como digo, este "Original Faubus Fables", con el subversivo mano a mano y los impagables coros de Charles Mingus y Dannie Richmon, más los solos apasionados de Ted Curson y Eric Dolphy, no tiene parangón con ningún otro, y representa por sí solo el espíritu predominante a lo largo de todo el álbum, que no es sino el espíritu salvaje, lúcido, poético y comprometido del gran Mingus.



Oh, Lord, don't let 'em shoot us!
Oh, Lord, don't let 'em stab us!
Oh, Lord, don't let 'em tar and feather us!
Oh, Lord, no more swastikas!
Oh, Lord, no more Ku Klux Klan!

Name me someone who's ridiculous, Dannie.
Governor Faubus!
Why is he so sick and ridiculous?
He won't permit integrated schools.

Then he's a fool! Boo! Nazi Fascist supremists!
Boo! Ku Klux Klan (with your Jim Crow plan)!

Name me a handful that's ridiculous, Dannie Richmond.
Faubus, Rockefeller, Eisenhower
Why are they so sick and ridiculous?

Two, four, six, eight:
They brainwash and teach you hate.
H-E-L-L-O, Hello.

[¡Oh, Señor, no dejes que nos acribillen a tiros!
¡Oh, Señor, no dejes que nos apuñalen!
¡Oh, Señor, no dejes que nos cubran de alquitrán y nos emplumen!
¡Oh, Señor, no más esvásticas!
¡Oh, Señor, no más Ku Klux Klan!

Nómbrame a alguien que sea ridículo, Dannie.
¡El Gobernador Faubus!
¿Por qué está tan enfermo y es tan ridículo?
No permite la integración en las escuelas.

Entonces es un idiota! ¡Abajo los nazis fascistas que se consideran superiores!
¡Abajo el Ku Klux Klan (con su plan Jim Crow)!


Nómbrame a un puñado de seres ridículos, Dannie Richmond.
Faubus, Rockefeller, Eisenhower,
¿Por qué están tan enfermos y son tan ridículos?

Dos, cuatro, seis, ocho:
Te lavan el cerebro y te enseñan el odio.
H-O-L-A, hola.]

8 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Mingus es la genialidad en estado puro y no hablo solo de la genialidad musical, hablo del tipo que hace de su vida algo diferente a la de todos los demás, heroicidades sexuales aparte, aunque para él era lo más importante.
Era un compositor fabuloso, casi a la altura de los para mi los otros dos grandes compositores del jazz: Monk y Duke Ellington. Un instrumentista colosal e incluso con el violoncello era casi un genio pero sobre todo era el mismo con todo lo que eso supone. Fables for Fabius, que por cierto Orval Fabius más que un racista era un hombre políticamente correcto que no quería conflictos, es sin duda la culminación a una obra y a una sensibilidad.

Troglo Jones dijo...

Una leyenda del asunto, Sebastián, que convirtió a su vez en legendario a un oscuro funcionario como Faubus.

Mingus tenía un valor central, para mí, en todos los aspectos de la vida, como no en la música. Y era que nunca se rendía, nunca se conformaba. Y jamás se callaba, aunque alguna vez debió haberlo hecho. Quizá.

Salud.

Hector Aguilera S. dijo...

Creo que es unánime entre los amantes del jazz, considerar a Mingus un genio de este género musical. Como sñala Krapp, es uno de los granndes compositores del siglo XX. La mayoría de los críticos de esta música consideran que el álbum "The black saint and the sinner lady" (sello Impulse 1963) es el mejor de lo producido por Mingus, como también "Good bye pork pie hat" en homenaje a lester Young.
Saludos,

ESTHER dijo...

Jelou Sebastián, tu quieres ganar el concurso al mejor blog del año! g g g

Es intenso lo que cuentas sobre Mingus tan cercano a tu propia vida personal y ahora compartes con nosotros. Y qué razón tenía Mingus, me gusta lo políticamente incorrecto. Me pongo un disco suyo. Hizo una música nada fácil y muy arriesgada. No la veo superada por el jazz vanguardista de hoy en día. A mi Mingus me resulta complicado de escuchar y podría pensar que es una música creada ahora mismo. El tema famoso sobre Faubus que nos pones y comentas seguro que para la mayoría de personas no introducidas en el jazz es difícil de escuchar.

Me alegro que nombres al trompetista estupendo que es Ted Curson. A quién conocí personalmente en Valencia y luego nos encontramos en París y Holanda. Esos recuerdos pertenecen a 'otra vida mía', impensable ahora mismo. Tengo bastantes discos de Curson y puedo decir que he escuchado y conocido la música de Charles Mingus a través de Ted Curson, curioso no? El cual, por lo que veo a través de internet, sigue tocando y realizando giras de talla menor.

Caramba con los canallas de Columbia! Gente hipócrita. Utilizaban a estos músicos para ganar dinero pero no creían en sus ideas, no les respetaban y además racistas.

Ozarba etreuf nU.

Sebastián dijo...

Gracias, amigos, por vuestras palabras.

Dr. Krapp: Ellington, Monk y Mingus son la Santísima Trinidad del Jazz; bueno..., el destino hizo ya una performance reuniendo a Ellington, Mingus y Roach (Padre, Hijo y Espíritu Santo) en 'Money Jungle'. Indudablemente, Mingus bebió mucho de Ellington, pero para mí fue mucho más allá.

Mr. Jones: la verdad es que, como no pudieron callar a Mingus, lo silenciaron. Lo desahuciaron, incluso. Sólo poco antes de morir, Jimmy Carter rehabilitó su figura reconociendo su labor en un discreto homenaje en la Casa Blanca. Baste esta frase suya para definir su espíritu irreductible: "A veces pienso que si todos los negros fueran como yo no habría habido esclavos, ¡habrían tenido que matarnos a todos!"

Héctor: esa unanimidad se refleja aquí. Estadísticamente es un 100%. 'The black saint and the sinner lady' y 'Good bye pork pie hat' son grandes álbumes, cómo no, pero ¿que me dices de 'Tijuana moods' [Mingus llegó a decir en 1962 que era su mejor álbum], 'Let my children hear music' [del que dijo lo mismo, ya en su lecho de muerte], 'Charles Mingus at UCLA' y tantos otros? Con Mingus "no hay detiene", como dice Armando.

Esther: si estás tú en el jurado, ¡claro que quiero llevarme ese premio! Has definido muy bien la música de Mingus. Mejor dicho, has dado en el clavo. Su música parece siempre recién escrita. En el fondo no es tan difícil, lo que pasa es que para apreciarla y entenderla hay que ser (o sentir) un poco como él. Yo la escuché por primera vez el mismo día en que murió, el 5 de enero de 1979, y para mí fue una total revelación. "Esta es 'mi' música", pensé. Respecto a Ted Curson, ¿llegaste a hacerle fotos? ¿Tienes su disco 'Tears for Dolphy'? Habría estado bien poner aquí ese tema...

En fin..., me voy a dormir. Mañana seguimos hablando.

!soñeus secileF¡

ESTHER dijo...

Pues sí amigo, sí, tengo el disco 'Tears For Dolphy', una grabación de 1964 en París. Con Bill Barron, Herb Bushler, Dick Berk y Ted Curso, por supuesto.

He estado buscando lo que tengo de Ted que hace tiempo que no lo pongo. Mira tengo también, 'Round About Midnight', 'Ted Curson Group featuring Eric Dolphy' con músicos todos buenísimos y conocidos.

Lo más gracioso es que tengo LPs con portadas fantásticas, como 'I Heard Mingus', 'Ted Curson trio con Ray Drummond y Roy Haynes, 'Ted Curson plays Fire Down Below' grabado por RVGelder con grandes músicos, 'Jubilant Power' detrás del LP hay una extensa reseña de Nat Hentoff, y uno que se llama 'Pop Wine' alucinante con Georges Arvanitas Trio al que puse en mi blog hace poco.

Gracias por abrir las puertas de estos recuerdos que tenía bien guardados. Los CDs los quiero escuchar pronto; la pena de los LPs es que ya no tengo plato. Los guardo como un gran tesoro y parte de mi vida.

Adoro a Ted y le deseo que siga tocando con su mágica trompeta durante muchísimos más años. En París es muy conocido y querido y en el norte de Europa. Y a su vez el adoraba París.

Sí que he puesto fotos de Ted en París, Holanda y de Valencia. Debe estar en la lista de músicos de mi blog. Qué por cierto tu también estás.

Bueno, ya ves.

Un abrazo con desayuno de sábado!

Andres G dijo...

Amiga Esther:
Aunque no tengas ya plato giradiscos (ahora han vuelto a venderlos y los puedes encontrar en cualquier tienda de electrodomésticos un poco especializada en sonido), NO TE DESHAGAS DE LOS VINILOS NUNCA. Efectivamente son un tesoro. Personalmente guardo un buen número de ellos y, que te cuente Sebastián, no existe un sonido tan redondo como el de los vinilos. Mi enhorabuena por poseer ese trozito de la historia del Jazz.

Sebastián dijo...

Ya veis, Esther, Andrés, la de días que se me han echado encima sin deciros ni pío.

Hazle caso a Andrés, Esther, y no te deshagas nunca de esos vinilos. ¡Qué envidia! Yo tengo más bien poquitos; eso sí, los guardo como oro en paño.

Los CD's, en cambio, se me salen ya de las habitaciones; pero en la época del vinilo casi nunca tenía un duro y me tenía que conformar con grabarme en cassettes los LP's de los amigos... ¡Ríete tú del pirateo de ahora! Comprábamos los discos, los grabábamos y los devolvíamos o los cambiábamos por otros con excusas totalmente ridículas...

Bueno, voy a dar una vuelta por vuestros garitos, a ver qué habéis cocido en ellos estos días.

!zzaj le aviV¡

Jason Moran: Artist in Residence

Jason Moran: Artist in Residence

Jason Moran: Same Mother

Jason Moran: Same Mother