En mi larga carrera como músico profesional, he dado ya mil veces la vuelta a mi mundo y actuado por todos los rincones de mi casa. [In my long career as a professional musician, I have traveled a thousand times around my world and played in every corner of my house].

viernes, 23 de mayo de 2008

Dhafer Youssef & Wolfgang Muthspiel




I want to hold you close like a lute,
so we can cry out with loving.

You would rather throw stones at a mirror?
I am your mirror, and here are the stones.

(RUMI, Persian Poet and Sufi, 13th Century)


En Murcia no damos abasto. Con esto de vivir a salto de mata, se me olvidó comentaros que, inmediatamente después del 28 Festival Internacional de Jazz, dio comienzo el IX Festival Murcia Tres Culturas –un festival único en el mundo– con una programación francamente extraordinaria (pinchad aquí y podréis verla).

Ayer tuvo lugar, en el acogedor Patio de las Claras, uno de los conciertos más bellos e impresionantes de esta edición que ya termina: la del genial compositor, virtuoso laudista y magistral cantante tunecino Dhafer Youssef junto al no menos maravilloso y diestro guitarrista austriaco Wolfgang Muthspiel, hoy justamente considerado como uno de los mejores músicos de Europa.



La verdad es que no tengo palabras para describir las emociones y estremecimientos que experimenté durante el recital. Baste decir que se me saltaron las lágrimas en más de una ocasión.







Dhafer Youssef no sólo toca el laúd como los ángeles, sino que canta con una voz sobrehumana que parece emanar del principio de los tiempos. En sus composiciones se funden mágicamente la espiritualidad sufí, la música hindú y el jazz más contemporáneo.




Wolfgang Muthspiel es un pozo sin fondo repleto de recursos, dotado de un talento y una técnica descomunales. Hacía mucho tiempo que no escuchaba ni veía a un guitarrista tocar con tanta sensibilidad y destreza.



Ambos se avienen y se complementan como si hubiesen nacido el uno para el otro. Resulta casi inconcebible que dos músicos, dos almas, puedan crear y dar tanto sobre un escenario. ¡Qué capacidad y cuánta complicidad y clarividencia!



Un espectáculo sencillamente prodigioso, en el que interpretaron, a dúo, los temas de Glow, un soberbio álbum grabado y producido por el sello discográfico de Wolfgang Muthspiel, Material Records, con la colaboración de músicos de la talla de Tom Harrell (trompeta y friscornio), Alegre Correa (batería y percusión), Mathias Pichler (contrabajo) y Rebbeka Bakken (voz); en él, Muthspiel toca, además de las guitarras, el violín y el fender rhodes.


No obstante, y lo digo con el corazón en la mano, jamás cambiaría ni un millón de discos por un concierto en directo como el de ayer.

Qué más puedo decir...

¡Ah, sí! Que mañana sábado, a las 19:30 y a las 21:00 horas, tendré la doble oportunidad de ver y oír en el Jardín de Floridablanca a Deodato Siquir Trío. ¡Sí, Esther, como lo “oyes”!

¡Ya os seguiré contando!

* * *

Postdata: la cita del principio aparece en el interior de Glow; pertenece al poeta y sufí persa del siglo XIII RUMI y viene a decir más o menos esto:

Quiero celebrar que te cierres como un laúd,
de modo que podamos clamar amorosamente hacia fuera.

¿Deseas arrojar piedras a un espejo?
Yo soy tu espejo, y aquí tienes las piedras.


Texto y fotografías: Sebastián Mondéjar.

10 comentarios:

ESTHER dijo...

Hombre, con que Deodato Siquir, eh? En Trío? Ya nos contarás que tal ha estado el concierto. En Madrid tocó en formación de sexteto junto al percusionista brasileño Jorge Becerra. A ver si con suerte luego podéis tocar juntos en La Muralla.

Me llama la atención los músicos tan diferentes que han colaborado en el disco Glow. Por cierto, Alegre Correa el músico brasileño que colaboró con Zawinul es guitarrista. No sé si es el mismo músico que tu nombras como percusionista. Me ha chocado bastante.

Disfruta todo lo que puedas! Me das envidia.

Besos de espejo y piedras.

Sebastián dijo...

Hola, Esther. El concierto ha estado genial. Momentos antes he estado hablando con Deodato. Le he preguntado por la actuación en el Café Central y lo primero que me ha dicho es que allí tocaron en sexteto, con Becerra a la percusión; le he hablado de ti y se le han iluminado los ojos, se ha echado la mano al corazón y me ha dicho que te diera muchísimos recuerdos.

Han tocado a pie de calle, sin escenario, pero con muy buen sonido (ya verás las fotos que les hice; pocas, porque de nuevo me quedé sin batería).

Por la noche me los he encontrado de nuevo entre la multitud escuchando a El Cigala y hemos seguido hablando largo y tendido. Hoy no había jam session en La Muralla, pero hemos conectado muy bien espiritualmente. Deodato me ha firmado su disco Balanço con una dedicatoria muy cariñosa. Al despedirnos, ya de madrugada, nos hemos dado varios abrazos y él y Carolina, su novia y manager(simpatiquísima e inteligentísima), me han dicho que en Dinamarca tengo mi casa. ¡Qué buena gente!

Realmente ha sido un encuentro mágico y hemos acabado con la sensación de que nos conocíamos de toda la vida.

¡Qué buen compositor, cantante y baterista es Deodato, y qué difícil lo que hace!

Por cierto, el Alegre Correa de "Glow" es, sin duda, el guitarrista; en Brasil casi todos los músicos son multiinstrumentistas y, todos, absolutamente todos, percusionistas. Lo llevan en la sangre. Sé, por ejemplo, que Correa ha tocado la guitarra y la percusión con la Vienna Art Orchestra.

En fin, hoy ha sido otra velada inolvidable.

Ya te contaré más cosas. Ahora me voy a dormir superfeliz, a mirarme en el mar de mis espejos y a tirar piedras que boten sobre su superficie.

Un abrazo.

ESTHER dijo...

Parece que estás dispuesto a vivir la vida con gran intensidad. Me gustaría volver a sentir todo lo que tu sientes con esa fuerza arrolladora que te hace estar completamente VIVO. Si viviera en Murcia tengo claro que me apuntaba contigo a todo. Por sentir lo que tu sientes. Me alegro que hayas conectado tan bien con Deodato y su novia-manager, qué maravilla de mujer! Me encantó. Le debo las fotos del grupo! Esta semana sin falta se las mando.

Alegre Correa, en efecto, es el mismo. En uno de varios post recientes que puse ayer mismito le he dedicado otra fotografía. Muy buen tipo! Cariñoso.

Pues hala! Hoy a descansar!

Abrazos.

Félix dijo...

Vaya, de programación no anda mal. Este tipo de músicas interculturales nunca te dejan indiferente. Hay músicos sorprendentes, desconocidos y con ganas de mezclarse. Qué suerte. Sí que tenéis festivales por Murcia.

Un abrazo.

Troglo Jones dijo...

Sebastián, estás que te sales. Yo siempre digo que con las fusiones hay que tener cuidado, que las carga el diablo, pero me fio de tu criterio.

A Wolfang Muthspiel le tengo en "Magic Labyrinth", un disco del bajista Marc Alan Johnson. Original y recomendable.

Abrazos.

Sebastián dijo...

Esther: hoy me he enterado de que Carolina Vallejo es también diseñadora de joyas. ¿Sabes que se parece mucho físicamente a mi hermana Olvido? Se lo dije, y ella aventuró que debe ser porque tengo raíces judías. Aunque no vivas en Murcia, sé que sientes y vives las cosas como las siento y vivo yo.

Félix: la verdad es que en Murcia hay mucha afición a la música y mucha variedad de festivales. Además, tanto el Festival de Jazz como el Murcia Tres Culturas son totalmente gratuitos.

Sr. Troglo: efectivamente, estoy que me salgo. No sé si será bueno. A lo mejor me paso de efusivo, pero es lo que siento. Respecto a las fusiones, ¿no es el jazz, desde sus inicios, fusión, mezcla, mestizaje puro? Al diablo se le torea, que para eso tiene cuernos. Respecto a Muthspiel, ahora que lo he visto en directo, pienso escudriñar en todo lo que ha hecho. Gracias por la recomendación.

Un fuerte abrazo a los tres. Se me ha vuelto a hacer tarde. Mañana os hago una visita.

Santiago dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Santiago dijo...

Hola Sebastián: Me imagino el patio de las Claras, sonando música sufí, con una voz ancestral y envuelta en jazz, la primavera murciana a pleno pulmón de azahar y los orígenes en carne viva, no me extraña la enmoción que nos cuentas en tu relato. Enhorabuena por seguir tan vivo.
Yo como soy persona de las fronteras -geográfica, cultural, lingüística, religiosa, política- la fusión, el mestizaje, el compartir espacios físicos y culturales lo veo como una oportunidad no siempre aprovechada y a la que no le tengo ninguna prevención, más bien al contrario.
Un abrazo paisano.

Sebastián dijo...

Hola, vecino. No hay más que visitar tu blog para apreciar tu pasión por el jazz abierto siempre a la fusión intercultural, y eso es lo que hacen, con un gusto exquisito, Youssef y Muthspiel, que aquel día ofrecieron dos sesiones. Fui a la primera con Clara, mi mujer. La acústica en Las Claras era tan perfecta, tan idónea y embriagadora que escuché todo el concierto con los ojos cerrados. Hubiera sido una profanación hacer fotos en ese estado anímico; así que me quedé a la segunda sesión (no podía dejar pasar una oportunidad así) para hacerlas. Un abrazo pimentonero.

Nico dijo...

Linda reseña, llegué aquí por casualidad, y tengo no solo Glow sino tambien "Electric Sufi", otro muy recomendable de Youssef.

De paso, un mero comentario al pasar, creo, en mi humilde opinión que la traducción de la cita sería así:

"Quiero abrazarte cerca mío como un laúd / para que podamos gritar fuerte con amor / ¿Preferirías arrojar piedras a un espejo? / Yo soy tu espejo, y aquí están las piedras"

Bellísimo, de cualquier modo.

Lindo blog, pasaré de tanto en tanto.

Cheerz, N.

Jason Moran: Artist in Residence

Jason Moran: Artist in Residence

Jason Moran: Same Mother

Jason Moran: Same Mother